Imagen de la sesión de este miércoles del juicio del crimen del jacuzzi.

Las forenses que practicaron la autopsia a la mujer fallecida en Menorca en 2018, presuntamente a manos de su marido en el conocido como crimen del jacuzzi, han señalado este miércoles, en el juicio por estos hechos en Palma, que la dosis de MDMA encontrada en el cuerpo, de 2,4 miligramos por litro de sangre, era especialmente alta y sus efectos serían letales.

«No es habitual encontrar una dosis tan elevada. Es como si hubiera consumido 750 miligramos de MDMA, o sea, cinco comprimidos. Es mucho», han indicado las facultativas ante el Tribunal del Jurado en la Audiencia Provincial.

La Fiscalía y el Govern balear piden una condena de 25 años de cárcel para el marido de la fallecida, al que acusan de haber preparado a su esposa un cóctel con una dosis letal de MDMA y sangría y de haberle sumergido la cabeza en el agua para terminar de matarla, para después tratar de fingir una muerte accidental.

Noticias relacionadas

El hombre sostiene que se durmió y se encontró a su mujer inerte en el jacuzzi. El suceso tuvo lugar en una nave industrial de Ciutadella, en junio de 2018, si bien el viudo no fue detenido hasta un año más tarde, en noviembre de 2019, cuando una grabación de ocho horas encontrada en el móvil de la víctima le incriminó.

Según las forenses, al juntar la droga con la toxicidad del alcohol, en una primera fase se produciría agitación e hiperactividad, pero después angustia, taquicardia y un «cuadro confusional». También podía causar náuseas y vómitos.

Sin embargo, la autopsia concluye que la causa de la muerte fue la sumersión bajo el agua, si bien la dosis de droga «podría haber muerto pero no se puede asegurar, depende de tolerancia, constitución de la persona» igualmente, sin el ahogamiento.