El acusado, en el momento de salir del hospital donde fue atendido tras el accidente.

Condena de cuatro años de cárcel, de los que ya ha cumplido 20 meses, fue la que recayó este lunes en Gabriel da Silva Santos, de 24 años de edad, como responsable de un accidente de tráfico que provocó la muerte de otro conductor y el aborto de la pareja de este que se encontraba en los 7 meses de gestación. El joven homicida aceptó la pena pactada con la fiscal y la acusación en los momentos previos al juicio señalado ayer en la Audiencia Provincial de Palma.

El joven condenado, de nacionalidad brasileña, ingresó en la prisión de Menorca apenas un día después del accidente, ocurrido el 13 de marzo de 2021, tras salir del Hospital Mateu Orfila donde fue atendido de heridas leves. Ha cumplido ya 20 meses en la cárcel, por lo que si no hay novedades podrá salir dentro de un año cuando haya cumplido dos terceras partes de la condena que le impuso ayer el tribunal.

La sentencia contempla que la última parte de la condena se sustituirá por su expulsión de España por un periodo de diez años ya que se encontraba en situación irregular cuando provocó el accidente mortal por el que fue detenido en el mismo centro hospitalario

Menorca Mao / Gemma Andreu / carretera general altura curva Sa Dragon

La pena de 1 a 4 años de prisión es la que marca el Código Penal por homicidio imprudente. Esa era la que pedía la fiscal porque agrupaba en concurso ideal de conformidad los delitos de homicidio imprudente, aborto por imprudencia y lesiones. Los otros delitos contra la seguridad vial y conducción temeraria que también se le imputaban, suponen la retirada del carné por seis años, aunque el homicida no disponía de licencia.

La acusación particular elevó la petición a los 6 años y medio de cárcel porque aplicaron el artículo 142 bis de la reforma de 2019 por notoria gravedad de los hechos, es decir, muerte de una y lesiones constitutivas de delito la otra, como ocurrió en este trágico accidente.

Un 'cóctel' explosivo

Noticias relacionadas

El accidente ocurrió cuando el conductor, que iba borracho, bajo los efectos del alcohol y las drogas y no tenía carné, invadió el carril contrario al volante de un Ford Fiesta de un conocido de Ciutadella, donde residía. El impacto tuvo lugar a la salida de Maó, en la primera curva dirección a Ciutadella, pero minutos antes ya había chocado contra otro vehículo estacionado en la Costa de Ses Voltes causándole desperfectos.

Desde allí el hombre realizó una conducción temeraria que acabó con la colisión mortal a resultas de la cual falleció David Nofuentes, de 36 años, su pareja sufrió gravísimas lesiones y perdió el bebé de 7 meses que esperaban. La joven aún se halla en tratamiento psicológico por las consecuencias del siniestro en el que perdió a su pareja y al bebé que esperaba.

Pago de indemnizaciones

El acuerdo de este lunes evitó la celebración del juicio. El consorcio de compensación de seguros, ya que el propietario del vehículo no lo tenía asegurado, se ha hecho cargo ya del pago de la indemnización de cerca de 300.000 euros a la familia del fallecido. Sin embargo, esta suma podría incrementarse en un 25 por ciento más que solicitan los familiares en una demanda que podría dirimirse en otro proceso civil si no hay acuerdo previo.

La mujer, por ahora, no ha aceptado la indemnización de unos 180.000 euros que ya ha consignado el consorcio a la espera de que su recuperación sea total para poder cuantificar la contidad definitiva. También deberá resolverse por la vía civil.

El consorcio, casi con toda probabilidad, demandará al dueño del vehículo una vez haya finalizado el proceso, por las cantidades de las indemnizaciones que hasta ahora suman cerca de medio millón de euros. Este declaró en su día que el joven infractor le había cogido el coche sin pedirle permiso y que apenas le conocía.