Un día para el recuerdo

Los menorquines cumplieron un primero de noviembre más con la tradición de visitar los camposantos de la Isla

|

Valorar:
preload
Los camposantos de lña Isla recibieron numerosas visitas a lo largo de toda la jornada paran honrar a sus familiares con flores

Los camposantos de lña Isla recibieron numerosas visitas a lo largo de toda la jornada paran honrar a sus familiares con flores

01-11-2018 | Gemma Andreu

La tradición perdura. Los menorquines cumplieron un primero de noviembre más con la tradición de visitar los camposantos de la Isla para cumplir con el ritual de rendir homenaje a la memoria de los ausentes. Y lo hiceron durante una jornada desapacible, marcada por la lluvía, pero que no impidió en que durante momentos puntuales, principalmente a mediodía y primera hora de la tarde, los cementerios se llenaran de gente.

Visitas en las que, como es costumbre, no faltaron tampoco las tradicionales decoraciones florales. Una fiesta la de Todos los Santos que se celebró con normalidad pese a la inestabilidad vivida durante los últimos días en los municipios afectados por el apagón eléctrico provocado por el cap de fibló. Una situación que, tal y comentaban este jueves algunas de las personas que acudieron al cementerio viejo de Ciutadella, ha provocado que las visitas este año no hayan sido tan escalonadas.

Otro de los factores a tener en cuenta este año ha sido las dificultades que han tenido algunas floristerías para poder mantener el género en las condiciones adecuadas para despacharlo. Tal y como reconoce Àngel Benejam, de la Floristería Allès, este año las ventas se han retrasado mucho: «hasta el último momento».

[Lea la noticia completa en la edición impresa del 01 de noviembre en Kiosko y Más o My News]

Comentar


Todos sus comentarios serán previamente moderados. Gracias por participar.

* Campos obligatorios
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1

Jaume
Hace 10 meses

Mirando las fotos, porque el cementerio de Alaior esta tan deteriorado y abandonado?, sobre todo la parte de los nichos. Es tercermundista y deprimente. El de Maó en cambio es todo lo contrario, mucho mas cuidado.

Valoración:4menosmas
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1