La última edición de las fiestas de Sant Jaume de Es Castell, celebrada en el verano de 2019.

Caixers de las fiestas de Sant Jaume reclaman al Ayuntamiento de Es Castell que les ofrezca apoyo total, en caso de que, tras un hipotético incidente durante los festejos, algún afectado decida denunciar al jinete o al propietario del caballo. Y es que, lamentan, a escasas dos semanas de la celebración, y a pesar de los avances logrados con los seguros que contrata el Consistorio, «sentimos que no estamos cubiertos al cien por cien».

El accidente ocurrido en 2016 en las fiestas de la Mare de Déu de Gràcia, que motivó denuncias de los heridos contra cavallers y propietarios de los caballos implicados, sigue generando preocupación en la qualcada. «Si se denuncia al caixer, éste está desprotegido», porque, recuerdan, ya pasó en Maó que, si el Ayuntamiento no es denunciado, no puede asumir ninguna responsabilidad, ni aun siendo el organizador de la fiesta.

Esta inseguridad, sin embargo, no se está apreciando por ahora en las inscripciones de cavallers. Así lo señalan desde el Ayuntamiento, desde donde, añaden, siguen negociando con las aseguradoras para mejorar el seguro de responsabilidad civil. Unas mejoras que se expondrán en las reuniones previstas para estos días con los propios jinetes que, por otro lado, se fijan en propuestas como las que estudian en Alaior.

El caso de Alaior

A más de un mes vista de las fiestas de Sant Llorenç, «los servicios jurídicos del Ayuntamiento analizan la posibilidad de redactar un documento que sirva para dar la máxima seguridad a los caixers». Eso es, según el alcalde alaiorenc, José Luis Benejam, una fórmula que permita al Consistorio intervenir y dar apoyo a aquel caixer que pueda ser denunciado tras un incidente. Eso sí, «siempre y cuando haya seguido los protocolos y se comporte como es debido, sin beber».

Este caso sirve a los cavallers de Es Castell para reclamar a su Ayuntamiento que estudie una solución similar.