La Plaza de la Iglesia acogió ayer a mediodía el último Jaleo de la temporada, | Josep Bagur Gomila

0

Ahora sí. El esperado regreso de las fiestas estivales ha llegado a su fin. Lo que comenzó el 19 de junio en Ciutadella con la celebración del Dia des Be, como preludio de Sant Joan, terminó este domingo en Cala en Porter, tres meses después, con el último Jaleo de la    temporada.

Unas fiestas, las de la urbanización turística de Alaior, en las que a diferencia del resto se pudo gozar de una temperatura mucho más llevadera. Sin embargo, el sol lució de manera espléndida en la segunda jornada, que se puso en marcha a las nueve de la mañana con la diana a cargo de la Banda de Cornetas y Tambores de Alaior.

Tras reponer fuerzas con una chocolatada, la qualcada, que estuvo formada por cerca de 40 caixers, comenzó a recomponerse para disfrutar de otra intensa jornada. Antes de eso, con algo de    retraso sobre el horario inicialmente previsto, cuando faltaban 15 minutos para el mediodía se iniciaba en el edificio municipal la celebración de la Missa de Caixers. El reloj marcaba las 13 horas en punto cuando comenzaba el Jaleo en el que jinetes y caballos despidieron las fiestas estivales hasta 2023.