La joven atleta durante un entrenamiento

El pasado 29 de octubre tuvo lugar en la comarca francesa de Biarritz, a pocos kilómetros de la frontera con Euskal Herria, la competición mundial de Pelota Vasca. A la cumbre de este deporte milenario asistió Pascal Andrea Rodríguez Ramos, deportista de élite e integrante de la Selección Chilena de Pelota Vasca, quien está unida a Menorca por su abuelo materno, Josep Ramos Vila, natural de Es Castell.

«Su abuelo era submarinista en la marina de guerra republicana, se exilió después de la guerra civil y recaló en Latinoamérica. Vivió en Argentina y luego se instaló en Chile, donde fundó una próspera empresa textil», relató su tío, en diálogo con Es Diari. Pascal Andrea dió sus primeros pasos en pelota vasca poco después de la pandemia, aunque según cuenta, desde pequeña practica deportes a muy alto rendimiento. «Hice hockey sobre césped, voley, tenis de mesa, entre muchos otros. Es algo que heredé de mi abuelo menorquín, quien después de instalarse en Santiago de Chile se dedicó a la halterofilia y llegó a ser miembro del Comité Olímpico», señala Pascal Andrea.

Sueños Olímpicos

Pascal de apenas 22 años y residente en el barrio santiaguino de Las Condes, ya ha conquistado varios varios podios de importancia continental en la modalidad de Frontball. Medalla de Oro en Chile 2021, Bronce en el Campeonato Interamericano celebrado en Argentina en 2022. Asimismo, en el Campeonato Mundial de Biarritz que disputó junto con el seleccionado chileno logró el 5º puesto en su categoría. «Más de 30 países participaron del mundial, fue una experiencia muy estimulante y se nota que el interés en este deporte está creciendo cada vez más. Estamos a la espera de que se confirme que la Pelota va a ser una disciplina olímpica en los próximos Juegos», señala Pascal y confiesa su deseo de asistir al máximo evento deportivo. «Claro que me encantaría asistir. De todas formas tengo que estar enfocada en entrenar para los Juegos Panamericanos que son el año que viene y nos jugamos una gran parada», enfatiza ente risas.

Pascal Andrea junto al seleccionador chileno

Un deporte con futuro

Pascal cuenta que se interesó por este deporte tras conocer a su actual pareja, el pelotari Simón Domínguez Mendiguren, de origen navarro, aunque afincado en el cono sur. «Yo iba a verlo a los partidos y me interesé por este deporte. Como te decía siempre me dediqué a otras disciplinas y encontrarme con este deporte fue una sorpresa. Veo cómo va creciendo el interés y cada vez se forman más equipos. Por otro lado, nosotros practicamos una modalidad novedosa que es el Frontball, con canchas más reducidas, más adaptables a los espacios, eso genera todavía más facilidades para quienes quieran practicar este deporte», enfatiza. A la expectación generada por su juventud y amplia trayectoria, se le suman algunas ofertas de clubes europeos. Pascal confiesa que cierto club navarro ya se ha puesto en contacto con ella.