Kevin Llopis, en el inicio de la competición este jueves en Salzburgo.

Kevin Llopis compite desde este jueves en las olimpiadas de Formación Profesional (FP) Worldskills 2022 que se celebran en Salzburgo, Austria. Tras un largo recorrido por las competiciones de formación profesional, primero en los Balearskills y después en los Spainskills 2022, en que resultó ganador en la categoría de Instalaciones Eléctricas, el menorquín ha comenzado a competir este jueves.

En esta edición, Kevin Llopis compite con alumnos de 24 países de todo el mundo: Emiratos Árabes Unidos, Kazajistán, Hong Kong, China, Filipinas, Francia, Japón, Canadá, Namibia, Corea, India, Irán, Suráfrica, Países Bajos, Reino Unido, Austria, Alemania, Mongolia, Suiza, Noruega, Hungría , Vietnam, XinaTaipei y China.

El menorquín empezó como alumno de Formación Profesional Básica en el ciclo de Electricidad y Electrónica, para después graduarse en los grados Medio de Instalaciones Eléctricas y Automáticas y en el Superior de Sistemas Electrotécnicos y Automatizados en el IES Pasqual Calbó i Caldés de Maó. Actualmente trabaja en su propia empresa y durante las semanas previas al campeonato mundial se ha preparado para la competición junto con su tutor, Juan Carlos Puerto.

La competición de instalaciones eléctricas se realiza durante tres días. En estos días el competidor tiene que demostrar sus habilidades diseñando y instalando sistemas eléctricos en todo tipo de proyectos comerciales, residenciales e industriales, realizando mantenimiento y reparaciones de manera segura y rápida.

Pruebas a contrarreloj

Noticias relacionadas

En esta ocasión, la prueba consistirá principalmente en la realización de una instalación eléctrica que incluirá el montaje de los diferentes cuadros eléctricos de protección, diferentes tipos de canalizaciones eléctricas (tanto de plástico como metálicas), conexión de diferentes tipos de elementos de iluminación, así como la integración de un sistema domótico de control del mismo basado en el estándar mundial KNX, complementado con un mini autómata programable encargado de realizar la parte de control más industrial de la prueba.

Además de la dificultad del montaje, el reducido tiempo para la ejecución completa de todos los montajes, también hay una parte de la prueba en la cual cada participante tendrá que encontrar y dar solución en diferentes tipos de averías eléctricas que le plantea el jurado en su propio montaje.

El competidor tiene que realizar los montajes con suficiente nivel de seguridad, tener habilidad a utilizar documentación técnica y esquemas eléctricos, así como tener conocimientos avanzados de programación y configuración de dispositivos.

Los miembros del jurado que tienen que valorar las pruebas tendrán en cuenta las habilidades, recursos y la habilidad práctica en el desarrollo de la competición. A partir de la puntuación obtenida, los competidores serán galardonados en el mundial con la medalla de oro, la de plata o la de bronce.
Será el próximo domingo cuando se entregarán las medallas a los ganadores de esta especialidad.