0

La primera teniente de alcalde del Ajuntament de Palma, Carme Feliu, permanece estable pese a que su estado sigue siendo crítico como consecuencia de la hemorragia cerebral que sufrió mientras trabajaba en su despacho de Can Oms el pasado jueves. Según el parte médico facilitado ayer por la Clínica Rotger, donde se encuentra ingresada en la Unidad de cuidados intensivos, Carme Feliu «permanece estable dentro de la gravedad, sedada y con ventilación mecánica. Su estado sigue siendo crítico».

Los médicos que la atienden consideran que las próximas 48 horas pueden ser cruciales para su curación. En función de su evolución, durante este tiempo se tomará una decisión de si debe ser operada de nuevo o si no precisa una nueva intervención quirúrgica. Carme Feliu ya fue intervenida tras su ingreso de urgencia en la Clínica Rotger. Los doctores Javier Olave y López Anguera fueron los encargados de llevar a cabo la operación, que se prolongó durante unas dos horas.

Durante todo el día de ayer se desplazaron hasta el hospital todos los miembros del equipo de gobierno, amigos y compañeros de partido para interesarse por el estado de la teniente de alcalde y para apoyar a la familia en estos momentos tan difíciles. Responsables del mundo de la política, la cultura y todos los sectores sociales se acercaron a la clínica y se mostraron muy afectados por lo sucedido. Pero lo que más llamó la atención a los responsables del Ajuntament fue la gran cantidad de llamadas que se recibieron en Cort interesándose por la salud de la teniente de alcalde de Cultura y dándole ánimos para salir adelante.

El alcalde de Palma, Joan Fageda, acudió en tres ocasiones a la Clínica Rotger para interesarse por la evolución de Carme Feliu. En sus intervenciones públicas, como la presentación del proyecto de remodelación del Casal Balaguer, dio muestras de hallarse muy afectado. El dolor y la preocupación eran evidentes en su rostro, aunque dijo que «se ha de mantener siempre viva la esperanza». Carme Feliu, de 34 años, sufrió la hemorragia cerebral a mediodía del jueves. Durante la presentación de un ciclo de conciertos disculpó su ausencia ante los periodistas al no sentirse bien. Ya en su despacho, su estado de salud empeoró y fue su secretaria la primera en atenderla. Rápidamente fue a la clínica y allí se percataron de la gravedad de su estado, siendo trasladada con urgencia al quirófano donde fue intervenida quirúrgicamente.