0

Casi un centenar de personas asistieron ayer a la inauguración de la exposición de los trabajos de curso de los alumnos de los cursos de pintura y dibujo del Ateneu de Maó. El acto también sirvió como fiesta de final de temporada. 17 obras de la escuela de adultos y más de medio centenar de dibujos de los niños asistentes llenan desde ayer la sala de actos de la entidad para que la gente pueda comprobar la evolución de los aficionados a las artes plásticas del Ateneu.

Para la profesora de adultos, Dolores Boechter, lo más remarcable de esta temporada ha sido que «muchos de mis alumnos han querido experimentar con técnicas diferentes a las que ya utilizaban. Esto nos permite observar una gran cantidad de pinturas diferentes, óleos, carbones, acrílicos, acuarelas ... y con una temática variadísima». Este año Boechter ha tenido a una treintena de estudiantes

Por su parte la responsable de los más pequeños, Cristina Oñate, explicó que su función ha sido «obligarles a hacer algún ejercicio para que practicaran cuestiones como la perspectiva y, a partir de ahí, dejarles que se expresaran y fueran creativos. Esto les ha permitido combinar técnicas diferentes».