0

El pliego de alegaciones al Plan Territorial Insular que el Partido Popular entregó el pasado lunes en la sede del Consell subraya la ilegalidad del documento por cuanto «se arroga competencias que no son suyas» y cae en un «intrusismo que perjudica a los municipios», según manifestaron ayer los consellers del partido.

Junto al senador José Seguí Díaz comparecieron para presentar el paquete de 40 alegaciones todos los consellers del PP y el presidente insular del partido, Juan Manuel Lafuente.

Éste lamentó en una breve introducción que no se hubiese conseguido «consensuar el PTI con el Partido Popular», el más votado, en términos absolutos, en las pasadas elecciones autonómicas.

Lafuente señaló que el PTI no había alcanzado ni el consenso social deseado ni el «consenso administrativo», pues «invade y contradice los posicionamientos de ayuntamientos gobernados por los mismos partidos que gobiernan en el Consell».

En resumen, el PP considera que el PTI aprobado inicialmente es «ultraintervencionista e ilegal», y condena al campo, al turismo, etc, a ser «insostenibles». Lafuente comentó el caso de los propietarios de parcelas que durante años han pagado el impuesto de bienes inmuebles y que, con el Plan Territorial, van a ver dichas parcelas desclasificadas y ya no podrán edificar en ellas, «perdiendo todo su valor patrimonial», apuntó Lafuente.

Entre las líneas maestras del paquete de alegaciones del PP, el conseller Tòbal Huguet también se refirió al «deterioro de un campo que no puede ofrecer rendimiento con la ordenación del Plan Territorial, porque multiplica por 30 las dificultades para desarrollar los llocs». Sobre los hortals, el PP alega contra la «confusión legal» que crea el PTI, que permite «legalizar unos, otros no, y reduce al mínimo la posibilidad de disfrutar, en el futuro, de la agricultura de ocio». El tratamiento legal del suelo rústico también merece alegaciones del PP por cuanto «el PTI inventa clases de protección de todos los colores», afirmó Huguet.

Asimismo, otras alegaciones conciernen a «falta de planificación, como en Alaior: el PTI dice que la mitad tiene riesgo de inundación, pero no aporta solución alguna», igual que en el barrio de Malbúger, en Maó. «También se considera que puede anegarse, pero no sólo no prevé infraestructuras hídricas, sino que, encima, construye pasos subterráneos». El PP alega asimismo contra la falta de servicios en zonas turísticas que «además, se desclasifican». En cuanto al suelo residencial, «los cupos dispararán los precios, que serán inasequibles para los menorquines».

Otro de los aspectos que critican severamente los populares y que ha dado motivo a otras alegaciones es la «confusión que genera la cartografía oficial incluida en el documento del PTI.

El conseller Huguet tiró de varios mapas para mostrar ejemplos de dicha confusión y de «las contradicciones que contienen». Así, por ejemplo, fingió su sorpresa al centrar la atención sobre la grafía de los polígonos. Y apuntó que «de seis polígonos que hay, faltan dos, y de los más importantes».

Además, aprovechó la reducida presencia de los polígonos en los mapas para señalar que «no queremos polígonos donde el suelo está agotado y el precio, disparado, restando competitividad a nuestras empresas».

Otro gran capítulo de alegaciones al PTI hace hincapié en «la falta de infraestructuras en carreteras y en los puertos», como señaló Tòbal Huguet.

El PP insiste en la necesidad de prever el desdoblamiento de la carretera general. «No basta con pintar algunos tramos. Los que dicen que bastaría añadir algún carril, hasta un máximo del 15% de la longitud total de la carretera, deben entender que la seguridad no es una cuestión de porcentajes», apuntó el conseller de la oposición, y añadió que «una mayor fluidez del tráfico reducirá las emisiones de humos y gases, que aumentan cuanto más lenta es la marcha». Un solo carril por dirección «puede duplicar el tiempo del viaje y de las emisiones de gases». Además, Huguet recordó que él es mercadalenc de nacimiento y ha visto inundarse la carretera más de una vez. Ello le da pie a criticar que las actuaciones previstas en el PTI del Consell harán «que se inunde aún más». El Plan Territorial también niega el desdoblamiento de la carretera Maó - Sant Lluís, lo que es motivo de otra alegación. En cuanto a infraestructuras portuarias, el PP critica la concentración de todo el tráfico de mercancías en el Cos Nou. En sus alegaciones, se remite al proyecto de ubicar los combustibles entre las zonas del Fonduco y Repós del Rei, «alejadas de Maó». Los populares alegan también contra la falta de amarres y la desestimación del dique exterior de Ciutadella.