0

Una explosión de colorido y bulla como hacía tiempo que no se veía en la capital de Levante tomó las calles del centro histórico.

La benevolencia de las condiciones climatológicas, después de semanas de intensas lluvias, viento, y frío, estimuló la masiva asistencia de público a la rúa que partió ayer desde la plaza Constitució, la del Ajuntament, para recorrer las calles más céntricas de Maó.

Sobre las 20.30 horas partió la caravana de carrozas multicolores. Como en todos los carnavales, en este no faltó el derroche de fantasía que se manifestaba en infinidad de caracterizaciones alegraba las vista en todas las esquinas.

El concejal de Fiestas del Consistorio, Biel Calafat, no se perdió ningún detalle desde el balcón del Ajuntament.

Rodrigo Wickers