0

El Ajuntament de Maó dejó de ingresar casi 300.000 euros (más de 48 millones de pesetas) por la venta del solar donde hoy se encuentra el edificio Estribor, promovido por la sociedad Fort de l'Eau.

El PSM llega a esta conclusión tras estudiar detenidamente el expediente urbanístico del proyecto y constatar que en la ejecución del mismo se edificó 2.531,66 metros cuadrados de más que, sin embargo, no fueron pagados al ajuntament por los promotores, entre los que se encuentra con un 10% de participación el ex alcalde socialista Borja Carreras. Éste se encargó en su día de recalificar el privilegiado solar situado en la Avenida Fort de L'Eau de Maó en urbanizable.

Los nacionalistas han calculado lo que se ahorró la promotora a partir del precio oficial en que tasó el metro cuadrado construido el arquitecto municipal Francesc Vilarrubí en julio de 1996. Según esta tasación, la promotora debía pagar 15.000 pesetas por metro en planta baja, y 20.000 en las tres superiores. El resultado que se dio como oficial y válido fue de algo menos de 100 millones de pesetas que ingresó el ajuntament, que según el PSM pasó por alto el exceso de edificación. Éste se deriva de varias incongruencias ignoradas por los técnicos municipales. El pliego de condiciones para la venta del solar estipulaba que la parcela tenía 2.210 metros cuadrados, «cuando realmente tenía 2.272, lo que ya es curioso», señaló ayer Mateu Martínez. Además, el fondo del edificio excedía en 4,5 metros lineales en planta baja, y en 3 metros en la primera, lo permitido por el Plan General.

El PSM entiende que los suyos son «cálculos conservadores» y que «seguramente, el exceso de edificación aún es mayor».