0

Ramón Orfila cree que el Partido Popular ha comprado su acceso a la alcaldía de Es Mercadal a cambio de prestar apoyo a la Plataforma en su propuesta para lograr la segregación de Fornells. Esta es la lectura que el alcalde, visiblemente dolido y emocionado, hizo ayer del boicot del PP, UPM y la concejal Montse Rosselló a la aprobación de las bases para adjudicar la construcción de la sala multifuncional. «Se ha destapado la nueva mayoría municipal, fruto de una alianza de la que sólo hemos asistido a su primera plasmación. La política hace posible pactos anti-natura, aunque en este caso se pague un precio tan oneroso como dejar perder 300 millones de pesetas», afirmó.

Ramón Orfila lamentó que los concejales «levantaron la mano sin saber qué votaban y sólo por querer castigar al alcalde. Votaron de forma meditada para impedir que se ejecutara el proyecto. ¿Pero este es un castigo contra mi o contra todo el pueblo?. Puedo quitarme todas las medallas o autoflagelarme si quieren, pero no se pueble flagelar a Es Mercadal. ¿Es capaz de existir una prueba más clara de inconsciencia. Orfila cargó contra la díscola Montse Rosselló «por rehuir sus responsabilidades y traicionar el programa electoral» y contra Josep Lloret (UPM) «por cambiar sus prioridades como cambia el reloj de Gomilota, que un día es de oro y el otro de hojalata. El pasado jueves votó a favor en comisión informativa y anteayer, en contra».

El primer edil advirtió también al PP que «quien pacta con un tránsfuga suele salir trasquilado. Aunque esta misma gente esté dispuesta a ensuciar su pedigrí, resulta peligrosísimo. Es cierto que el PP pudo haber bloqueado el gobierno municipal desde hace año y medio pero, si no lo hizo, fue sencillamente porque sabía que el pueblo se le volvería en contra. Fue por eso por lo que desistió de su intención de promover una moción de censura». El concejal de Cultura, Josep Pons Fullana, censuró también «la intencionalidad malévola» de los concejales opositores al Acord y auguró que «dejar el futuro del pueblo en manos de un pacto entre el PP, la Plataforma y UPM nos puede conducir a la ruina más absoluta».