0

Los hermanos Mercedes y Fernando Rubió Boada, hijos del mecenas Fernando Rubió Tudurí, que en la actualidad desempeñan las funciones de presidente y vicepresidente de la Fundación Rubió-Andrómaco interpusieron querella contra dos miembros del patronato de la entidad: el gerente Hipólito Mercadal, que también desempeña la presidencia de la Cámara de Comercio de Menorca; y José Antonio Matjí, tesorero de la fundación.

Según las investigaciones llevadas a cabo por Ultima Hora Menorca, el periodista que ha desvelado los escándalos de la fundación, Matjí y Mercadal son los únicos representantes de la entidad que tienen acceso a los fondos depositados en la cuenta numerada 22797/MM del Hong Kong and Shangai Bank Corporation (HSBC) en Ginebra, cuyo saldo ascendía el día once de marzo de 2002 a siete millones de euros (1.170 millones de pesetas). La Fiscalía de Balears ha pedido a la Audiencia Nacional que investigue el paradero de estos fondos. Las trabas impuestas por Hipólito Mercadal impidieron a la firma auditora Gassó & Cía investigar las cuentas de la fundación, donde se registran extraños movimientos financieros.