0

Consultada acerca de su reciente reprobación por el pleno del Ajuntament de Ciutadella, Barceló prefirió primero no contestar, aunque luego se soltó. «Lo dice todo de quien lo hace», apuntó lacónicamente.

El propio presidente del Govern, Francesc Antich, arropó con su presencia la puesta de largo de la candidatura socialista al Consell y a los cerca de 300 comensales que se congregaron en Es Mercadal para autoconvencerse, como Antich, que «volveremos a ganar el gobierno de Menorca y de Balears».

Francesc Antich habló de «consolidar el cambio iniciado en 1999» y cargó también contra el PP, al que acusó de «vender humo. La procesión de ministros de fuera que llegan demuestra que el PP-Balears está mal y necesita un apoyo externo. La campaña es el súmum del PP. En las vallas dicen sí, cuando han sido el partido del no».

El líder socialista aludió también a las declaraciones del ministro Rajoy, en las que decía que Balears ha dejado de ser el espejo en el que se miran todas las comunidades. Antich lamentó «que los ministros no hayan venido aquí para solucionar el transporte aéreo y dar apoyo a las políticas de carreteras y agua. Aznar también debería venir más, porque los números de esta comunidad son mejores que los de España. Pero responderemos con contundencia a las mentiras, porque a Balears no se la puede engañar».

Además de Antich y Barceló, también todos los candidatos municipales subieron al escenario para participar del mítin y transmitir un discurso que no se alejó del esgrimido por la presidenta. «El balance de estos cuatro años es histórico, por lo que mi mensaje sólo puede ser de confianza e ilusión. Hemos aprobado el PTI con un alto nivel de acuerdo social y hemos dado más servicios e inversiones». Para Barceló, ahora cabe «continuar y propiciar una nueva administración donde se crea profundamente en la participación ciudadana».