El 14 de abril de 1931 fue un día clave en la historia de España. La proclamación de la Segunda República, tras la derrota de los partidos monárquicos en las elecciones municipales en las principales ciudades despertó una ola de ilusión y esperanza en buena parte la población, aunque para otros fue una jornada de frecaso y decepción. El periodista y escritor valenciano Paco Cerdà (Genovés, 1985) recrea magistralmente algunos de los hechos destacados de aquella fecha en un libro titulado 14 de abril.

La obra, ganadora del II Premio de No Ficción Libros del Asteroide, se abre con un episodio que la mayoría de libros de historia no recogen. Emilio Arauzo, un encuadernador en paro, se une al salir del teatro a una manifestación en Madrid para reivindicar la nueva república. Es la noche del 13 de abril, en la calle Recoletos aparece la Guardia Civil y reprime a tiros la protesta. Una de las balas entra por la espalda de aquel pobre hombre, el último muerto de la monarquía.

De este suceso, Cerdà salta a Eibar donde los concejales electos han sido convocados a una reunión y de allí vamos pasando a diferentes escenarios con diversos protagonistas, algunos casi anónimos cómo Emilio, otros mucho más insignes cómo Niceto Alcalá-Zamora, primer presidente del gobierno provisional de la República o el depuesto rey Alfonso XIII y su familia que preparan su salida al exilio.

En un solo día, como está escrito en la contraportada de 14 de abril, caben como en una tragedia shakesperiana, todos los sentimientos: la ilusión de las masas, el miedo de la familia real, la ansiedad de los presos, la ambición por el poder, la lealtad a unas ideas, la esperanza colectiva y el dolor de las víctimas. Las minúsculas vidas olvidadas por la Historia.

“Nunca creí que reconstruir un día – un solo día en la historia de España- iba a costar tanto”, señala el autor que leyó, además de una amplia bibliografía, decenas de periódicos de abril de 1931 y numerosas fuentes documentales para construir una historia en la que todos los hechos narrados son reales, pero podrían ser perfectamente los hilos de una novela coral.

El resultado de este gran trabajo de reconstrucción vale la pena, no solo como aportación al conocimiento histórico sino como una lectura apasionante, rigurosa, bien escrita y profundamente humana.

14 de abril

Paco Cerdà

Libros del Asteroide

248 páginas