Carta del lector

Mallorca tiene claro el impacto de las renovables en el patrimonio cultural y natural, Menorca no

Valorar:

Un «No» rotundo ha dado el Consell Insular de Mallorca al megaparque fotovoltaico de Santa Cirga, proyectado en terreno rústico en Manacor. El informe del Cima tumba el proyecto de la Dirección General de Energía del Govern balear que prevé la ocupación con placas solares de 56 hectáreas de una finca agrícola emblemática.

Según la institución insular, la propuesta (que inicialmente preveía la ocupación de 90 hectáreas), continua implicando «un impacto territorial y paisajístico no justificado, una pérdida de terreno con potencial uso agrícola y el peligro de la preservación de la armonía de los valores ambientales y patrimoniales de la zona», según informa el diari «Ara Balears». También el Consell de Mallorca ha emitido informe desfavorable al parque fotovoltaico de la Caseta, en el área natural de la Marina de Llucmajor.

Mientras, en Menorca, las instituciones se mueven con parámetros desgraciadamente muy distintos. La mega ampliación del parque fotovoltaico de Son Salomó, en Ciutadella, con una superficie que triplica la del parque de Santa Cirga de Mallorca, sigue adelante con el apoyo del Consell Insular de Menorca, el Ayuntamiento de Ciutadella, el Institut Menorquí d'Estudis y el GOB Menorca. Con el agravante de que este proyecto ubicado en la finca de Son Salomó, en Punta Nati, destruirá el paisaje de la piedra en seco más emblemático de Menorca y que nos identifica como menorquines. Seguimos creyendo que Menorca debe dar pasos decididos hacía la producción de energía renovable, pero no a cualquier precio, sacrificando el paisaje cultural de los llanos ganaderos del norte de Ciutadella. La Isla dispone de zonas urbanas, espacios degradados, zonas industriales y otros lugares alternativos, como un mar de tejados, para instalar placas solares, lugares con menor impacto paisajístico que el que tendrá el megaproyecto de Son Salomó II sin necesidad de afectar el patrimonio rural y natural de Punta Nati.

Por otro lado, leemos con estupefacción las declaraciones del promotor de megaparque en Punta Nati, Sr. Luis Delclaux, quien reconocía en el «Es Diari» que las placas solares del parque actual, Son Salomó I, no se limpian «porque no sale rentable» y que ahora lo que prima no es la producción de energía solar sino la infraestructura. Si los paneles no se limpian de polvo, parece que preocupa poco la eficiencia energética de la instalación (!?). Ahora lo que preocupa es consumir más territorio y destruir más paisaje. Queda claro que el negocio está en la mega ampliación proyectada en Son Salomó sin importar sus consecuencias para los menorquines.

Nada importa que la desproporcionada extensión de la ampliación del parque fotovoltaico de Son Salomó lo coloque como el tercero del territorio Español*. Tampoco importa que este negocio privado nos arrebate a los menorquines, con el beneplácito de las actuales instituciones, un Paisaje Cultural único en nuestro territorio y en el Mediterráneo.

¡Qué envidia nos da Mallorca!

*Los otros dos parques son Olmedilla de Alarcon (Cuenca) y Puertollano (Ciudad Real)

Amics de Punta Nati / Carmela Sánchez
Presidenta, arquitecto urbanista
CIUTADELLA