Editorial

El campo de Menorca debe apostar por la diversificación

Valorar:

La ganadería de vacuno de leche que ha caracterizado la actividad del campo menorquín vive un gran cambio por la inflexión que supone la supresión de las cuotas lácteas y la liberalización de la producción. Gracias a las campañas de mejora genética y de saneamiento, Menorca cuenta hoy con una de las mejores cabañas de vacas con una gran aptitud y capacidad productora, tal como ha acreditado la reciente distinción de Mejor Vaca de España que ha conseguido una res excepcional de la finca Algendar den Gomila.

El campo menorquín debe apostar por la diversificación y la modernización, sin que ello implique renunciar a un producto, el queso Mahón Menorca con denominación de origen, que goza de un gran prestigio por su sabor y calidad.

Los llocs de Menorca, que cuidan y mantienen el paisaje rural de la Reserva de la Biosfera, tendrán viabilidad y contribuirán al PIB insular si son explotaciones rentables, o sea, han de generar rentas para su mantenimiento y renovación.

Leche, queso, carne -vacuno, ovino y porcino-, productos hortofrutícolas, embutidos y miel son distintas opciones de productos locales para la supervivencia del campo menorquín.