Editorial

La deuda lastra las cuentas y la gestión del Govern

Valorar:

El tercer Govern de pacto, que preside Francina Armengol, debe pagar durante esta legislatura 2.407 millones de euros para amortizar la deuda contraída por la Comunidad Autónoma. A esta cantidad hay que añadir otros 415,4 millones en concepto de intereses bancarios. Unas cifras que se pondrán sobre la mesa en el próximo encuentro que mantendrán en Madrid el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, y la consellera de Economia, Catalina Cladera.

No cabe esperar soluciones inmediatas, pero la interlocución con el Gobierno central debe sentar las bases para acuerdos políticos que se deben materializar -con independencia del color político del próximo Ejecutivo de España- después de las elecciones del 20 de diciembre. Corresponde al Govern diseñar una estrategia eficaz con el nuevo Gobierno para aliviar y reducir la pesada losa que lastra las cuentas autonómicas y dificulta la acción del Govern. Cualquier iniciativa en este sentido exigirá la complicidad y el acuerdo de todas las fuerzas políticas, incluso de las que hoy están en la oposición. El margen de maniobra es hoy escaso, pero Balears necesita con urgencia otro modelo de financiación.