Editorial

La ordenanza de ruidos, clave para los patios y terrazas en Ciutadella

Valorar:

El pleno del Ayuntamiento de Ciutadella ha aprobado la legalización del uso bar-restaurante en 41 de los patios y terrazas del centro histórico de la ciudad.

El acuerdo prospera con los votos del PSOE y Gent per Ciutadella, y gracias a la abstención de los concejales del PP, que en la oposición tenían capacidad de bloqueo ante la división del gobierno municipal por el voto contrario del PSM.

Lo más fácil para el resto de grupo políticos que integran la corporación municipal habría consistido en adherirse a lo manifestado por el PSM, que desempeña la alcaldía: sin comprometerse, para definir primero «qué modelo de casco antiguo queremos». Esta ambigua posición implicaba prolongar un problema iniciado en 2014, al advertir los vecinos que el plan especial de esta zona no incluye la actividad de bar-restaurante en los patios interiores. La abstención del PP-Ciutadella, que actúa con responsabilidad institucional, desbloquea la situación y permite reabrir estos espacios.

La clave para hallar el equilibrio entre el descanso de los vecinos y la actividad de los bares y restaurantes reside en una rigurosa aplicación de la ordenanza de ruidos y el cumplimiento de los horarios.