Editorial

El Govern debe poner en marcha la desaladora de Ciutadella

Valorar:

El pleno del Ayuntamiento de Ciutadella ha acordado, por unanimidad, dirigirse al Govern balear para exigir un precio razonable del agua procedente de la planta desaladora que aún no ha entrado en servicio. El gobierno tripartito y los dos partidos de la oposición coinciden al calificar de 'inaceptable' y rechazar el precio de 1,24 euros/metro cúbico que pretende imponer el Ejecutivo autonómico a través de la empresa pública Abaqua (Agència Balear del Agua) al municipio de Ciutadella. La comparación con los precios inferiores por agua desalada que cobra el Govern en los municipios de Mallorca constituye el mejor argumento para este rechazo.

En mayo de 2016 Abaqua firma un convenio con el Ministerio de Medio Ambiente por el que asumió la explotación, mantenimiento y puesta en marcha de las desaladoras de Ciutadella y Santa Eulària (Eivissa). A pesar de este acuerdo, Ciutadella sigue sin recibir agua desalada y no se prevé una solución fácil. El Govern se cierra en banda y esgrime unos elevados costes que deben ser revisados. También debe instalar lo antes posible las canalizaciones para conectar la planta con la zona urbana de Ciutadella.