Editorial

La manifestación de ‘Mos Movem’, un pulso político al Govern

Valorar:

Después de la manifestación celebrada el pasado diciembre en Maó, ayer miles de ciudadanos -convocados por la plataforma 'Mos movem'- reclamaron en Palma la retirada de la exigencia de la lengua catalana al personal sanitario del IB-Salut. A pesar de que el Govern del Pacte ha rebajado el nivel de competencia lingüística del catalán para estos profesionales, lo que ha generado una gran tensión entre el PSOE y Més, la protesta se celebró ayer con la adhesión del PP y Ciudadanos, así como el Sindicato Médico de Baleares (Simebal) y el CSIF. A tenor de los eslóganes convocados, la convocatoria tuvo más de reivindicación política que de protesta social.

El Govern se ha visto obligado a rebajar los requisitos del catalán al personal sanitario de Balears por la falta de profesionales para cubrir la demanda, lo que se no aplica al resto de funcionarios autonómicos. Por motivos lingüísticos el Govern no puede dejar de contratar al personal que necesita, lo que se debe compatibilizar con el derecho de quien desee utilizar su idioma propio, también oficial.

La protesta de 'Mos movem' es una expresión de crítica ciudadana y también un pulso político de la oposición al Govern.