Editorial

Anuncios políticos que se convierten en lamentables incumplimientos

Valorar:

Tras la reunión del Consell de Govern que, bajo la presidencia de Francia Armengol, se celebró en Menorca el 8 de junio se anunció que el precio de los billetes de autobús en Palma para los menorquines que se desplacen a Son Espases será el mismo que pagan los residentes en la capital. Pero transcurren los días y esta medida ni se concreta ni se aplica. Los menorquines que van a Mallorca para recibir asistencia médica han de pagar el bus del aeropuerto de Palma al mismo precio que un turista.

De la misma manera que quien se desplaza desde Menorca a Mallorca para motivos de trabajo, estudios o sanitarios y deben pernoctar en aquella isla, han de pagar el impuesto turístico, hoy los residentes en las islas menores siguen siendo tratados como turistas y han de abonar cinco euros por el billete del autobús desde el aeropuerto de Son Sant Joan hasta Palma. En cambio, quienes viven en Palma sólo pagan un euro. No se comprende la demora en aplicar esta medida, después de haber sido alegremente anunciada coincidiendo con el Consell de Govern en Menorca. No se pueden admitir estos agravios que ponen de manifiesto la existencia de ciudadanos de primera y tercera en Balears.