Editorial

Carmen Montón, una dimisión que no favorece la estabilidad

Valorar:
Visto 51 veces

Pocas horas después de afirmar el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que Carmen Montón «está haciendo un gran trabajo y lo va a seguir haciendo», la ministra de Sanidad presentó su dimisión, abrumada por las irregularidades que han ido aflorando en torno a un máster que realizó en 2011 en el Instituto de Derecho Público de la Universidad Rey Juan Carlos, el mismo de Cifuentes y Casado.

El cambio de estrategia en La Moncloa -de defender a la titular de Sanidad a dejarla caer- se produjo tras conocerse que la ministra había copiado textualmente parte de su trabajo de fin de máster de la Wikipedia y textos localizados en internet.

Es la segunda baja que registra el Gobierno del PSOE después de la precipitada salida del fugaz responsable de Cultura, Màxim Huerta -el ministro más breve de la democracia española- cuando se supo que había defraudado a Hacienda. Este nuevo revés acentúa la precaria situación del Ejecutivo de Pedro Sánchez, a merced de los apoyos de otras formaciones políticas. Los cambios de criterio, vaivenes y rectificaciones han marcado los cien primeros de este Gobierno cuando se necesita estabilidad, que no favorece esta segunda dimisión.