Editorial

Los nuevos hoteles urbanos han de adaptarse a la demanda

Valorar:

El 'boom' de los hoteles urbanos, también denominados hoteles urbanos, ha llegado a Menorca. Solo en Ciutadella, estos dos últimos años se han tramitado 19 hoteles de interior, que suman unas 260 nuevas plazas turísticas con una inversión que supera los cuatro millones de euros. A ellos hay que añadir dos albergues juveniles, también situados en el núcleo urbano de Ciutadella, que aportan otras 38 plazas.

Los promotores se verán obligados a bajar precios porque han llegado a un nivel cuantitativo de oferta que será difícil de traspasar si quieren mantener y ofrecer los estándares de calidad. En Palma, el Ayuntamiento ya ha establecido una moratoria.

Los hoteles urbanos benefician, principalmente, a la oferta complementaria: bares, restaurantes, empresas de alquiler de coche y náutica. Estos hoteles son un producto del siglo XXI. Su fuerza radica en la captación de clientes a través de Internet, con un nuevo viajero que busca calidad y programa con detalle sus desplazamientos. Una realidad que poco tiene que ver con el mercado de sol y playa, y paquete turístico concertado a través de mayoristas. Son clientes exigentes y con personalidad, que valoran la historia, el arte, la gastronomía y la profesionalidad.