Editorial

Ante la disminución de la euforia turística de los últimos años

Valorar:

La demanda en el sector turístico de Balears registra, durante este mes de mayo, una caída del 20 por ciento. Hoteleros, restauradores, oferta complementaria y transportistas explican con preocupación que sufren un importante descenso en la facturación. Esta disminución tiene su origen, en buena medida, en la directa de otros destinos mediterráneos. La ofertas a la baja de Turquía, Egipto y Túnez hacen mella en nuestros principales mercados emisores, atraídos por la bajada de precios.

Los excelentes resultados obtenidos en las últimas temporada se obtuvieron por la convulsa situación de los países competidores. La recuperación era previsible, como ha sucedido.

Aquellas magníficas temporadas habían creado un clima de euforia, propiciando inversiones de mejora en la planta hotelera y empresas complementarias. Todo lo conseguido no se puede tirar por la borda. Es el momento de replantear estrategias y abordar de manera conjunta este momento adverso. Hemos aplaudido el trabajo realizado con Jet.2 para la temporada del próximo año, pero ahora el reto más inmediato y acuciante consiste en cómo salvar la temporada de este año, bajo el signo de la recesión.