Editorial

La caída de la natalidad en España y sus graves consecuencias

Valorar:

España envejece de manera acelerada. Los datos difundidos ayer por el Instituto Nacional de Estadística recogen una caída del 40,7 por ciento acumulado en la tasa de natalidad durante la última década. Balears conserva, todavía, un crecimiento vegetativo positivo en el último ejercicio, el tercero más alto por detrás de Madrid y Murcia.

Las repercusiones que tendrá esta caída de la natalidad en los ámbitos social y económico se ven matizadas por un importante flujo migratorio. En este sentido Balears mantiene una posición paradigmática porque el 29,8 por ciento de los nacimientos durante el año pasado fue de madre extranjera. La población extranjera de las Islas presenta actualmente una tasa de natalidad cuatro puntos superior a la media autonómica.

Balears registra, desde la década de los años 60, grandes cambios en su estructura poblacional por el impacto de la actividad turística con una acusada caída de la natalidad. Es imprescindible arbitrar medidas que propicien la conciliación laboral y familiar y favorezcan un aumento de los nacimientos.

Porque los poderes públicos han de aplicar iniciativas que rectifiquen la tendencia que envejece y deteriora la sociedad.