Editorial

La fragilidad del acuerdo firmado por la izquierda el 5 de julio

Valorar:

Las discrepancias en torno a quien presidirá durante este mandato el Consorcio de Residuos de Menorca y la Agencia Menorca de Biosfera han evidenciado la fragilidad del acuerdo firmado el 5 de julio pasado por PSOE, Més y Podemos para el gobierno del Consell insular.

El pacto saltó ayer por los aires tras los reproches y el voto en contra de la formación nacionalista. Sus tres consellers rechazaron el cartapacio que, en teoría, había sido objeto de negociación y acuerdo tras rechazar el PSOE la presidencia compartida del Consell, reclamada por Més para Maite Salord y Susana Mora. Al concluir el primer pleno de la legislatura, Maite Salord, Miquel A. Maria y Francesca Gomis, así como los directores insulares de Més, abandonaron la sede de la plaza de la Biosfera y pidieron la reunión urgente de la comisión de seguimiento de un pacto falto de solidez y consistencia. Más allá de los cargos, lo relevante es la gestión y la acción de gobierno para solucionar problemas que exigen soluciones, como los puentes inacabados en el tramo Maó-Alaior. Empieza con mal pie este mandato la izquierda en Consell, pero es preciso aclarar quién quiere romper el acuerdo firmado hace 18 días.