Editorial

La gestión de los voluminosos en Menorca no puede seguir paralizada

Valorar:

La gestión y tratamiento de los residuos voluminosos que genera Menorca constituye una asignatura pendiente en la única isla de Balears que ha sido declarada Reserva de la Biosfera por la Unesco. 27 meses después del incendio que arrasó la nave donde Caritas Diocesana de Menorca, a través del proyecto Mestral -destinado a la inserción social y la mejora ambiental- Menorca carece aún de un proyecto para reabrir la planta destinada al tratamiento integral de estos residuos (TIV).

Afirma la vicepresidenta del Consell, Maite Salord, que en este nuevo mandato ha pasado a ser la responsable política del Consorcio de Residuos y Energía, que la gestión de los voluminosos constituye un tema a resolver durante este mandato. Añade que llega el momento de «estudiarlo y tratarlo» y alude a la «voluntad de todas las administraciones para llegar a la mejor solución». Buenas palabras y buenas intenciones que deben conducir a decisiones y realizaciones. ¿Qué ha hecho el Consell durante los 27 meses transcurridos desde el incendio?

El problema se originó en junio de 2017. Cabe exigir una mayor celeridad a quienes son los responsables de la gestión de los residuos en Menorca.