Editorial

Evitar tratos de favor o excepcionales para Iñaki Urdangarín

Valorar:

La concesión de un permiso que permitirá a Iñaki Urdangarín salir de la cárcel dos días a la semana para realizar tareas de voluntariado ha suscitado numerosos comentarios. El marido de Cristina de Borbón cumple una condena de cinco años y diez meses por el ‘caso Nóos’ de los que ya han transcurrido quince meses.

El Juzgado de Vigilancia Penitenciaria considera que las salidas son necesarias para evitar el «absoluto aislamiento» al que está sometido, al ser el único preso ingresado en la cárcel de Brieva. La decisión se adopta en contra de los criterios de Instituciones Penitenciarias y el informe de la Fiscalía. Atender la decisión de Iñaki Urdangarín no es excepcional, aunque tampoco habitual. Pero 263 internos han obtenido permisos similares para colaborar en el Hogar Don Orione, centro residencial para adultos con gran discapacidad y dependencia. Fue Urdangarían quien pidió el ingreso en Brieva, pero ahora la soledad justifica el permiso para las salidas. Compatibilizar la intimidad y seguridad de un miembro de la familia del Rey que está en la cárcel es un problema complejo, pero es preciso evitar cualquier trato de favor o de naturaleza excepcional.