Editorial

La arriesgada decisión de Sánchez al repetir las elecciones

Valorar:

La encuesta de intención de voto para las elecciones del 10 de noviembre, elaborada por Ipsos, concluye con un empate entre los bloques de izquierda y derecha en la composición del próximo Congreso de los Diputados, adjudicando una mínima ventaja al formado por PP, Ciudadanos y Vox. También recoge el impacto de la abstención, cuantificada en unos dos millones de electores, fruto del hartazgo de las sucesivas convocatorias a las urnas y también como rechazo a los reiterados bloqueos y la incapacidad de pactar para formar Gobierno.

A solo seis días de los próximos comicios nada está decidido. El escenario es complejo, enrarecido y tensionado por el conflicto catalán con la sentencia condenatoria del procés y las manifestaciones posteriores en Barcelona; la inhumación del dictador Franco, y las claras tendencias que marca el estudio demoscópico que publicamos hoy, lejos de las arriesgadas conclusiones del CIS de José Félix Tezanos, que adjudicó una clara mayoría al PSOE y el 50 por ciento al bloque de izquierdas. La campaña, hasta ahora de bajo tono, solo ofrece el aliciente de los debates, que servirán para ratificar la posición de cada elector. En seis tendrán una nueva cita con las urnas. Entonces sabremos si Pedro Sánchez arriesgó demasiado al forzar unas elecciones con el objetivo de cosechar más diputados que los obtenidos el 28-A.