Editorial

Revisar el convenio del servicio de bomberos firmado el 1994

Valorar:

Excepto Maó y Ciutadella, los otros seis municipios -todos ellos con menos de 20.000 habitantes- cuestionan su aportación al servicio insular de prevención y extinción de incendios de Menorca cuya gestión corresponde al Consell. Es Mercadal, Alaior y Sant Lluís coinciden al argumentar que no les corresponde pagar este servicio y apelan al caso de Mallorca, donde el Consell de aquella Isla asume los costes en los ayuntamientos cuya población no supera los 20.000 habitantes.

Una reclamación a la que deberá dar respuesta el tripartito gobierno encabezado por Susana Mora, a partir de la doble naturaleza político-administrativa del Consell de Menorca, que nació primero, en 1979, como ente de Administración Local con la supresión de la Diputación Provincial, y que adquirió después la condición de institución autonómica, consagrada por el Estatut de 1983.

Si el Consell debe ejercer como ayuntamiento de ayuntamientos debe asumir competencias y responsabilidades cuya financiación no puede atribuir a los municipios pequeños. En el caso concreto del servicio de bomberos procede revisar, con otros criterios y planteamientos, el convenio firmado el 1994.