Editorial

Una crisis que exige medidas de estímulo, incentivos y apoyos

Valorar:

La Organización Mundial de la Salud ha calificado al covid-19 como una pandemia global que ya ha provocado 200.000 contagios y más de 8.000 muertos. En España se ha propagado con gran rapidez, con 14.000 casos confirmados y 600 personas que han perdido la vida. Es una crisis mundial transformada en desafío colectivo que exige la adopción de medidas de contención.

La responsabilidad es colectiva, porque la enfermedad no se controlará solo con el esfuerzo de los profesionales sanitarios. El coronavirus no tiene límites ni fronteras y se expande a gran velocidad por su elevada tasa de contagio, acentuada por el vector multiplicador de transmisión en las personas asintomáticas.

El «vayamos todos a una» nos interpela a todos, exige sacrificios y obliga a quedar en casa. También implica evitar el acaparamiento de alimentos y productos esenciales. Según el Ministerio de Sanidad, en España la crisis tendrá una duración de entre un mes y medio y cuatro meses, en el peor de los escenarios. Y aunque la repercusión sobre la economía aún no ha sido cuantificada, los poderes públicos dedeben aprobar ya medidas a todos los niveles y modificar los presupuestos con medidas de estímulo, incentivos y apoyos.