Editorial

Las medidas del Govern no pueden ser fruto de la improvisación

Valorar:

El Govern ha preparado una batería de decretos con los que quiere dar respuesta a la emergencia provocada por la covid-19. Pero las discrepancias entre las formaciones que integran el Govern del Pacte impidieron que ayer pudiera aprobarse un decreto de medidas urgentes para imponer restricciones en suelo rústico así como la desclasificación de suelos urbanizables.

Queda en el aire esta regulación, a la espera del entendimiento entre quienes firmaron los Acords de Bellver al inicio de esta legislatura. Mientras, han aprobado un decreto de medidas urgentes y extraordinarias para impulsar la actividad económica y la simplificación administrativa que está suscitando reacciones dispares al permitir que los hoteles se puedan ampliar un quince por ciento.

Més per Menorca ha impugnado este decreto al entender que vulnera el Estatut porque modifica los presupuestos autonómico. Y el PP-Menorca advierte que la demolición de las estructuras construidas en la carretera general, que quiere amparar este decreto, constituirá una malversación de fondos públicos. El Govern no puede actuar con estas precipitaciones y no puede eludir el trámite y debate parlamentario de estas propuestas.