A partir del lunes, el Govern distribuirá entre los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado la relación de quienes deben guardar cuarentena en Balears al estar contagiados por la covid o por haber mantenido un contacto de riesgo. La medida pretende acabar con el fraude sistemático de las medidas de prevención que dictan las autoridades sanitarias con la sanciones a los infractores.

La Conselleria de Salut adopta esta decisión tras constatar el alto grado de incumplimiento de las cuarentenas. Los comportamientos evidencian una total ausencia de conciencia sobre la gravedad de la situación sanitaria de Balears. La amenaza de sanciones severas -con multas de hasta 3.000 euros- por incumplir la cuarentena serán un factor disuasorio para los ciudadanos irresponsables.

Cumplir con la exigencia de la cuarentena, como en la primera ola lo fue el confinamiento total, constituye un método eficaz para frenar el repunte de contagios que sufre Balears, que en el caso de Menorca se concentra en Ciutadella y Sant Lluís. El lunes se conocerán las nuevas restricciones que aprobará el Govern para aplicar en estos dos municipios con el objetivo de reducir la pandemia.