Editorial

Un acuerdo necesario para la economía turística de las Islas

Valorar:

Desde Balears, Govern, empresarios y sindicatos habían reclamado medidas específicas para los 85.000 trabajadores fijos discontinuos, que en Menorca suman 6.500 empleados. Concretamente, que fueran excluidos de los ERTE a partir de mañana, cuando finaliza oficialmente la brevísima temporada turística de este año, y una prestación extraordinaria para paliar su caída de ingresos. Ambas peticiones fueron aceptadas ayer por la Mesa estatal de Diálogo Social. El pacto permitirá el cobro de una prestación extraordinaria hasta el 31 de enero, pero sin consumir paro. Esta decisión permite afrontar con más confianza los próximos meses, reduce la tensión social y garantiza el mantenimiento de los puestos de trabajo para estos empleados, ya que no pierden su contrato ni la relación con la empresa.

El acuerdo, de enorme trascendencia para una comunidad turística como Balears, es fruto del diálogo social. Se abre un horizonte que permite afrontar con más tranquilidad la Navidad y el fin de año. Habrá cuatro tipos diferentes de ERTE, según las necesidades de cada territorio y sector, y se prorrogan automáticamente los ERTE de fuerza mayor en vigor. Un buen acuerdo, necesario en Balears.