Editorial

El impacto sanitario y social de los jóvenes en los botellones

Valorar:

La incidencia de la pandemia entre los jóvenes es ahora en Menorca un 30 por ciento superior a la de la población general. La franja con edades comprendidas entre los 16 y 29 años, sin vacunar, con una mayor movilidad y contactos sociales, concentra ahora los nuevos contagios, según los últimos controles epidemiológicos del IBSalut.

La aceleración de la campaña de vacunación en Menorca -que ayer alcanzó el 50 por ciento de personas que han recibido la primera dosis sobre el total de la ‘población diana’- ha generado una falsa sensación de seguridad y protección frente a la covid, pero los expertos alertan que no corresponde con la realidad, porque el virus sigue circulando e infectando. Hay tramos de edad pendientes de ser inmunizados y el proceso de vacunación no ha terminado.

Por ello es grave, y constituye una irresponsabilidad sanitaria y social, los botellones que se vienen registrando en el puerto de Maó, el palmeral de Cala en Blanes (Ciutadella) y otros puntos de Menorca. Los jóvenes son ahora el grupo con mayor riesgo de contraer la enfermedad y transmitirla. De ahí que estas actitudes irresponsables deban ser rechazadas al retrasar los planes de desescalada.