Los anuncios de inversiones en Menorca para dar respuesta a equipamientos que constituyen una necesidad evidente están siendo incumplidos de forma reiterada por el Gobierno PSOE-Unidas Podemos. Los casos de la Comisaría de Maó y los Juzgados de Ciutadella ponen de manifiesto estos incumplimientos. En el caso de la Comisaría, el Ejecutivo de Pedro Sánchez ha incumplido el Presupuesto de este año, que había incluido 97.000 euros para la redacción del proyecto. Y pese a disponer de partida para licitar el proyecto, no prevé encargar su redacción hasta el 2023.

Inaceptable e incomprensible que desde que se acordó la cesión del terreno en la Vía de Ronda hasta que se construya la nueva Comisaría habrán transcurrido dos décadas. También se acumula un intolerable retraso para los nuevos Juzgados de Ciutadella, ya que el Gobierno no incluyó ninguna partida en los Presupuestos de este año, y se desconoce si habrá asignación en los del 2022. Las autoridades de Menorca, empezando por la presidenta del Consell y la directora insular del Estado, deben hacer oír su voz y protestar con energía. Y exigir que se cumplan los compromisos contraídos con los menorquines.