La huelga que CCOO ha llevado a cabo en el sector de la recogida de basura durante cuatro días no ha sido útil para los intereses de los propios trabajadores y podría haberse evitado.

No ha sido útil porque no modifica nada sobre la negociación en marcha de un convenio autonómico, que ha de permitir incrementar los salarios un 11 por ciento hasta 2024, y que ha de incorporar una cláusulas sociales de obligado cumplimiento por parte de los ayuntamientos en las nuevas concesiones.

Estas dos mejoras ya están previstas y no son fruto de la huelga. Por eso, podría haberse evitado. Lo demuestra que solo el 25 por ciento del personal la ha seguido en Menorca. Tanto UGT como CGT, mayoritarios en el comité de empresa, no apoyaron la convocatoria.

Durante los cuatro días en que la basura se ha acumulado en las calles, la mayoría de los trabajadores han acudido a trabajar pero no han podido salir los camiones debido a los piquetes de CCOO. Es evidente que existe una responsabilidad de este sindicato en la gestión de la huelga. Porque la legítima defensa de los intereses de estos trabajadores, con sueldos mínimos, se ejerce con una mejora real del convenio y no con una huelga inoportuna.