Las ayudas del ingreso mínimo vital no llegan al 68 por ciento de los posibles beneficiarios en Balears, según advierte la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF). En Balears podría beneficiar a 39.000 personas, pero sólo llega a 12.400. Supone que sólo percibe el ingreso mínimo vital el 32 por ciento de los posibles receptores de esta prestación, aprobada para las personas que se quedaron sin recursos durante la pandemia.

La AIReF atribuye este incumplimiento a trámites burocráticos, problemas para entender el lenguaje administrativo, la falta de difusión, y los requisitos exigidos. Hay que añadir unos criterios que no acaban de estar bien determinados y la falta de agilidad para resolver los expedientes.

Un problema similar afecta al bono joven de la vivienda, una ayuda de 250 euros para que jóvenes de entre 18 y 35 años puedan pagar el alquiler. Esta medida, anunciada hace casi un año por Pedro Sánchez, es hoy una incógnita. En Balears aún no se ha abierto la convocatoria. Para que las ayudas públicas lleguen a todos los beneficiarios, hay que clarificar los criterios, aplicar unos requisitos que se entiendan, y agilizar los procedimientos. Las familias y los ciudadanos afectados por la crisis, que acentúa la inflación, no pueden quedar defraudados al no percibir unas prestaciones que se anuncian pero que luego no se cobran.