La inversión por habitante en transporte público en Menorca es seis veces inferior a la de Mallorca. Una situación discriminatoria que, desde hace años, viene perjudicando a Menorca y Eivissa, que se hallan en una posición de inferioridad ante el Govern, porque es el Ejecutivo presidido por Francina Armengol -formado por el PSOE, Unidas Podemos y Més per Mallorca- quien gestiona estas competencias en la isla mayor.

Hallamos el origen de este inaceptable agravio comparativo en la transferencia del transporte público a los consells de Menorca e Eivissa, que se formalizó en diciembre de 1998, pero el Consell de Mallorca renunció a recibir esta competencia y la gestión quedó en manos del Govern de la Comunidad Autónoma. Año tras año la discriminación se ha ido acentuando, y en la actualidad el gasto per cápita es seis veces menor en Menorca y Eivissa que en Mallorca. Es preciso acabar, de una vez por todas, con lo que es un auténtico atropello para menorquines e ibicencos. Corresponde a los Consells de Menorca y Eivissa poner esta cuestión sobre la mesa de la Conferencia de Presidentes para exigir una solución y una redistribución de los recursos.