Balears cerró el 2022 con 2,54 afiliados a la Seguridad Social por cada pensionista, por encima de la media nacional, que es de 2,24. La media de afiliados ocupados dados de alta en Balears, en diciembre pasado, se situó en 458.020, y el número de pensionistas fue de 180.615. En España, la relación entre afiliados a la Seguridad social y pensionistas se encuentra hoy en máximos de la última década, pero la edad media del grueso de los trabajadores y el    envejecimiento de la población hace peligrar este equilibrio a medio y largo plazo. En este escenario, sigue pendiente la reforma de las pensiones. Una modificación que no avanza por las discrepancias entre PSOE y Unidas Podemos, así como los desacuerdos con las organizaciones empresariales y los sindicatos por el periodo de años cotizados para calcular cada pensión.

El escollo son los años para calcular la cuantía, que el ministro José Luis Escrivá quiere pasar de los 25 años vigentes a 30 años pero computando solo los 28 mejores. Además de este periodo de cómputo tampoco hay acuerdo sobre la subida de las bases de cotización y la pensión máxima. El tiempo corre en contra del Gobierno, que no puede retrasar más una reforma con un gran impacto social y económico para trabajadores, empresas y pensionistas. Se avecina una avalancha de jubilaciones y no puede persistir esta incertidumbre.