Híbridos y mestizos

Valorar:
Visto 48 veces

José María Pons Muñoz
La hibridación (1) nada tiene que ver en puridad, con el cruce dentro de la misma especie, como puede ser con los perros, pongamos por caso, un podenco de Ibiza y un perdiguero de Burgos, dado que la especie es la misma, por lo cual el resultado es el mestizaje, al ser dos razas distintas, pero de la misma especie. Por el contrario, los híbridos se dan en aquellos casos de los seres habidos entre dos especies distintas.

En la naturaleza no hay demasiados casos de mestizaje, y de hibridación animal son aún más infrecuentes. El cruce entre una liebre y un conejo es, al menos que yo sepa, algo verdaderamente infrecuente, de hecho, no tengo conocimiento de ningún caso, y fíjense que ambas razas conviven prácticamente en las mismas zonas, y en algunos casos, juntas. Sin embargo, si nos entretenemos en buscar diferencias, veremos lo distinto y lo distante de estos dos animales, pertenecientes al orden de los lagomorfos, familia de los lepóridos. Pues ni con esa morfología que los iguala, como familia y como orden animal, se da el caso del temido mestizaje. Por consiguiente, no habría en este punto ningún conflicto en reintroducir la liebre en Menorca. Conviene recordar que en Mallorca sí las hay, y que en Menorca fue introducida en época de la dominación inglesa, por aquellos gobernadores cazadores, más concretamente en tiempos del gobernador Wynayad y su sucesor Blackkeney, que llevaron ciervos y liebres a Menorca, aunque ambos intentos de aclimatación fracasaron, si bien esa es otra historia, sobre la que ciertamente podría hacerse un análisis más en profundidad quizá en otra ocasión.

Volviendo a la hibridación, al mestizaje y a sus peligros en la naturaleza y concretamente en Menorca, les diré que se dio un caso notable. Fue allá por el año 1924. Un soldado menorquín, que cumplió su servicio militar en Marruecos, se le ocurrió traerse dos parejas de perdices morunas (Alectoris bárbara), que luego vendería al payés del lloc Sa Muntanya. Éste las encerró en un porche y allí criaron (la perdiz moruna se reproduce muy bien en cautividad, ya que es de carácter más dócil que la perdiz roja, Alectoris rufa). Las crías, ya igualonas, fueron puestas en libertad, criaron y se cruzaron con las perdices locales. Tan solo tres años más tarde, las había, además de en Sa Muntanya, por S'Almudaina, San Toni Martí, Sa Muntanyeta, y Son Bernat. Luego fueron rápidamente exterminadas, ya que su grado de bravura es muy bajo, y aguantan la muestra del perro, a extremos que incluso los canes llegan a cogerlas.

Las perdices se cruzan con gran facilidad, por esa razón, desde el año 1975, está prohibida la repoblación con perdiz griega chukar (Alectoris graeca), que es, dicho sea de paso, bastante más grande que nuestra perdiz común: la griega pesa entre 700 y 800 gramos.

Uno de los animales salvajes que da más casos de mestizaje es el jabalí (Sus scrofa), cruzándose, normalmente, los machos de jabalí con hembras del cerdo doméstico cuando este ganado está en la montanera (libres en el campo). En el Parque Nacional de Doñana se da mucho este mestizaje, y es también notable el cruce de machos de cerdos domésticos con jabalinas salvajes. El resultado es de jabalines cuyo patrón genético está adulterado, y a veces, en un grado llamativo. Imagínense jabalines con un factor blanco, para nada melánico, si no genético, en grandes zonas de su anatomía. Cuando un ejemplar así es detectado por la guardería, se le eliminan de inmediato. En algunas zonas de la Pampa argentina, se dan enormes cerdos salvajes, que no son otra cosa, en puridad, que cimarrones de cerdo doméstico, pero en ningún modo se les puede llamar jabalí.

Se dan casos de estudios mal hechos donde se da el nombre de subespecie al mestizaje, incluso llegando a recibir el gentilicio pseudocientífico del lugar donde se le localiza. Y lo que no es más que un mestizaje, pasa a formar parte de una subespecie, lo que no hace más que abundar en un error.

Llevo toda mi vida buscando y observando fauna salvaje, especialmente aves, y les puedo garantizar que la naturaleza es maravillosamente eficaz a la hora de conservar la pureza del patrón genético de sus criaturas. Fíjense qué curioso resulta que la tórtola común (Streptopelia turtus) y la tórtola turca (Streptopelia decaucto), coexistiendo en África y últimamente en Europa, no se hayan cruzado. Sin embargo, en cautividad sí se han dado esos cruces, cuyos resultados amestizan a ambas especies de estas columbidaes, dando un resultado empobrecedor que afortunadamente, la naturaleza evita.

______

(1) Híbrido/da: Dícese del animal o vegetal resultado del cruce de dos especies o géneros distintos. También se dice del producto de elementos de distinta naturaleza. 

Comentar


Todos sus comentarios serán previamente moderados. Gracias por participar.

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.