Crítica es libertad

Elección de lengua, ¿éxito o fracaso?

|

Valorar:
Visto 46 veces

Ya sabemos que una verdad puede tener muchas caras. Es el famoso "todo es según el color del cristal con que se mira". Esta afirmación se ha vuelto a poner en evidencia esta pasada semana cuando se han dado a conocer los primeros datos sobre la elección de lengua para una pequeña parte del tramo educativo en Baleares. Así, y mientras unos han resaltado que pocos padres han elegido la lengua castellana para la educación de sus hijos, otros pueden recalcar que, después de treinta años de inmersión lingüística en lengua catalana y después de unas campañas agobiantes en favor de esa imposición nacionalista, tan solo un 20% efectivo de padres se han decantado específica y concretamente por esta lengua. El resto, un 80%, no se ha definido o ha optado por el castellano como lengua vehicular. ¿Éxito o fracaso?

Efectivamente, según los datos facilitados por el delegado de la Consejería de Educación del "Govern" Balear en Menorca, de los 4.718 padres que tenían la oportunidad de elegir lengua para sus hijos en Menorca, tan solo un 20%, 944, lo han hecho a favor del catalán. Del 80% restante, es decir de un total de 3.774 padres, 94 lo han hecho a favor del castellano mientras que los 3.680 restantes no han creído oportuno definirse.

Estos datos nos dan pie a varios comentarios para nivelar y controlar las injustificadas explosiones de júbilo de algunas orientaciones interpretativas que se han dado a estas cifras. El primero es quizás comprobar como una enorme mayoría de padres no apoyan específicamente la inmersión en catalán ya que no la han querido respaldar con su "voto".

Es un hecho objetivo. Son un mayoritario 80%. Otro punto es destacar la insolvencia organizativa de la Consejería que ha ocasionado un caos en muchos colegios imposibilitando a los padres la oportunidad de acogerse a la nueva ley. Otro es que muchos padres han sido presionados a no elegir castellano al pronosticarles toda clase de males para sus hijos. Finalmente, quienes proclaman "urbi et orbe" el tan cacareado éxito de la inmersión lingüística deberían de repasar los distintos informes sobre educación que, desde hace ya años, posicionan a Baleares (a Menorca) en el último vagón de España y en la cola europea. No querer ver la evidencia no es positivo para superar el fracaso sin paliativos de nuestra educación.

Algunos no alcanzan a comprender que el apoyo a la libre elección de lengua es una defensa de la libertad individual frente al adoctrinamiento general prefabricado. La posibilidad de elegir es básica en una democracia. La defensa de la identidad nunca puede obstaculizar la libertad individual. Si desde esta columna defendemos la libertad de los padres a elegir no lo hacemos para decantarnos forzosamente por una determinada opción sino para defender aquella posibilidad de elección. La cohesión social nunca se consigue imponiéndola. Solo se puede conseguir desde la libertad. El resto es inducción totalitaria. La única identidad de un hombre es su propia libertad.

Todos sabemos que algunos, huérfanos de otras creencias mejores, han convertido la lengua catalana estándar en su particular divisa. La asumen como suya propia y, transformándola en componente nacionalista, la convierten en su dogma vital. No les importa que, aquí en Menorca, esa forma lingüística nos venga importada de otra tierra y que anule a la nuestra propia. Así cualquier intento por introducir cambios en lo que ellos, que se creen los propietarios de la verdad exclusiva, consideran inamovible lo sienten como un ataque personal. Es la ofuscación al límite.

La diversidad de opiniones es la base misma de la democracia. La uniformidad siempre tiende a la podredumbre social. Al síndrome totalitario. Es efectivamente peligroso querer anular las opiniones que no siguen el dictado de lo políticamente correcto porque aun cuando fastidien deben de ser protegidas por pura higiene democrática. Quizás algunos deberían de "leer" mejor los resultados de esta primera elección de lengua. Verán que la cuña ya está puesta. La grieta se irá abriendo a partir del próximo curso. La realidad (castellano e inglés y, en Menorca, la específica enseñanza de nuestra modalidad dialectal menorquina) se irá abriendo paso por pura conveniencia. Solo hay que evitar el boicot.

Notas:

- Hay lazos que ahogan.
- Felicidades a la colonia británica en Menorca. "God save the Queen".
- Enhorabuena a Luis Alejandre. ¡Al fin un político eficiente y eficaz!
- Felicidades a Charlie Watts en su 71 aniversario.

Comentar


Todos sus comentarios serán previamente moderados. Gracias por participar.

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.