Soy un maniático de la puntualidad y quien me conoce sabe que es cierto, soy de los que siempre llegan a su destino media hora antes que cinco minutos tarde. Y me molestan todos esos desconsiderados que se pasan por el forro los puntuales horarios. Si en lugar de minutos fueran las aceradas y puntiagudas manecillas de sus relojes, sus forros se resentirían sin lugar a dudas y haciendo justicia. Cuando algún mallorquín me dice que podríamos vernos a la "hora baixa", me sublevo, me incomodo, me intranquilizo y de inmediato solicito aclaración más práctica que lingüística y con el ruego de que centre el horario con sus correspondientes cuartos ya que, de lo contrario, no podría responsabilizarme de mi obligada falta de puntualidad aunque fuera por causas ajenas. Sylvia Nasar, que así se llama una máster en Economía por la Universidad de Nueva York entre otras cosas y alemana de 65 años, va y nos dice "que no sabe donde han estudiado los líderes de la UE ya que son analfabetos económicos…". Yo la creo no a pies juntillas, pero casi rozándolos que, esa señora, por lo que es y por la experiencia que dan lo años, sumados a lo que veo e imagino, que algo de razón debe llevar y si a eso le sumo lo que también dice de que "la gente lleva al menos desde 1840 diciendo que la economía es una pseudociencia perniciosa…", entonces es cuando realmente me doy cuenta de que hace muchísimo que estamos llegando tarde . Me cabrea leerlo ahora por palabras de esta señora y me cabreo mucho más pensar que, alguno de mis antepasados de 1840 se lo tuvieran tan calladito. Por favor, que esto se dice antes, no fastidien!