La columna

Consumo

Vivimos en la llamada sociedad de consumo; todo está basado en esa palabra, consumir: lo que unos producen tienen que consumirlo los demás y viceversa

| |

Valorar:

Vivimos en la llamada sociedad de consumo; todo está basado en esa palabra, consumir: lo que unos producen tienen que consumirlo los demás y viceversa. Ahora bien, no sé si el más rico es el que produce más o el que consume menos, ni tampoco sé cuál de ellos es el más feliz. A todo esto, creo que vale la pena echar mano de una frase de Eduardo Punset que afirma literalmente que «a la sociedad le interesa que usted consuma y que piense que consumir le hace feliz». Será por eso que todos los anuncios publicitarios recurren al cebo de la felicidad. Uno será más feliz usando el producto indicado. Pero qué es la felicidad? Creo que hay tantas definiciones como personas en el mundo, sin embargo voy a recurrir otra vez a una frase célebre, cuyo autor es Albert Schweitzer: «La felicidad es sencillamente buena salud y mala memoria». Llegados aquí algunos se preguntarán qué es consumir. Consumir debe de ser, básicamente, transformar una materia en otra, puesto que en este mundo nada se crea, todo se transforma. Todo menos el alma, según Petrus Jacobus Joubert, que afirma que «el alma es una materia luminosa que quema sin consumir». Esto a nosotros nos lo decían del infierno.

Bueno, ya saben quién es Eduardo Punset. Es un jurista, escritor, economista y divulgador científico español. También ha hecho sus pinitos en política, militando en varios partidos políticos. No sé si es un culillo de mal asiento o un mal asiento para el culillo, pero ahí queda eso. Albert Schweitzer fue un médico, filósofo, teólogo y músico alemán, misionero y premio Nobel de la Paz. Por otra parte, Petrus Jacobus Joubert fue un militar y político independentista sudafricano. Si uno busca en Internet puede saber fácilmente todo eso y mucho más. Ya saben lo que dicen de Cervantes, que leía incluso los papeles rotos que encontraba por el suelo. No creo que hubiera muchos en el siglo XVI. Hoy en día dirían que leía hasta las etiquetas de los productos de consumo, que a veces son muy curiosas; léanse, si no, éstas:

- En una caja de jabón Dove:
«Indicaciones: utilizar como jabón normal».
No debe de ser conveniente echarlo en el caldo.

- En algunas comidas congeladas Findus:
«Sugerencia para servir: descongelar primero».
A menos que uno tenga muy buenos dientes y decida no descongelar.

- En el postre Tiramisú marca Savory (impreso en la parte de abajo de la caja):
«No dar la vuelta al envase».
¡Oh, demasiado tarde!

- En un paquete de una plancha Rowenta:
«No planchar la ropa sobre el cuerpo».
¿De Bomberos?