Sin flash

Falta o exceso de cohesión

|

Valorar:

Existe una ciencia llamada Sociología que estudia a los seres humanos desde el punto de vista de la colectividad; no tomados aisladamente, sino en relación estrecha unos con otros; formando grupos, familias, asociaciones o naciones. Influyéndose e interactuando de manera constante y creando millones de vínculos. Desde el grupo pequeño a los países densamente poblados, la convivencia pacífica obedece a unas leyes que solemos ignorar por completo, con las consecuencias nefastas que todos conocemos. De la terminología de dicha ciencia hemos heredado un extenso vocabulario que aplicamos de manera sui generis: líder, prejuicio, xenofobia, conflicto, desigualdad social, costumbre, discriminación, gregarismo...

Me viene a la mente la palabra «cohesión». Una cohesión que se resquebraja en los momentos sin consenso, cuando mucha gente percibe que ya no forma parte de un proyecto común, cuando se siente excluida, ignorada o marginada. Intentarán encontrar otra cohesión a la que agarrarse, para formar parte y poder compartir los nuevos sueños y esperanzas.

El enemigo no siempre está en el exterior. Hay una guerra en el mundo, tal vez más. La cohesión social nos lanza a conquistar metas compartidas. Dividirnos nos vuelve débiles y llenos de un miedo difuso. El radicalismo es la fiebre alta. La falta de cohesión produce anomia (ausencia de normas o anarquía). Las palabras pierden valor. El parque se hace selva.