Sin flash

Verano no tan azul

|

Valorar:

Alas 18 horas y 38 minutos empieza oficialmente el verano según el Instituto Geográfico Nacional. El mapa político-meteorológico se ha desplazado hacia la izquierda y los rojos emergentes ya cortan el bacalao al tener la sartén por el mango. En el horizonte, nuevas votaciones. Nubes y claros. Aviso de borrasca en Catalunya, con la Generalitat trabajando por la independencia. Adiós al consenso constitucional. Es la democracia compulsiva y asamblearia donde hay que votarlo todo. Aunque no todo es política en esta vida. Veremos «molta gent x Ciutadella» celebrando sus fiestas centenarias, únicas en el mundo. La fiesta une por encima de las diferencias y el mal rollo del resto del año. Un homenaje a los antepasados que lucharon por salir adelante en un mundo extraño, a menudo hostil hasta la crueldad. Sentirse parte de una sociedad nos reconforta, igual que pertenecer a una familia. No es bueno que el hombre esté solo a todas horas.

Por otra parte, cultivar la individualidad nos protege de ser una masa anónima e intercambiable. Ser diferente y original suele estar mal visto hasta que te mueres, y entonces te hacen homenajes. Si estás vivo, no se te ocurra pensar por tu cuenta. Te criticarán y te pondrán verde. Y si no vas de etiqueta, te la ponen. A la gente le gusta llevar uniforme para seguir a su líder o lideresa. El conformismo también debe tener cosas buenas. Así que el que no se conforma, es porque no quiere.