Relaxing cup

Justino nos devuelve la sonrisa

| |

Valorar:

Justino nos ha devuelto la sonrisa que teníamos apagada tras los atentados terroristas en Francia. Un entrañable guardia de seguridad de una fábrica de maniquíes que se olvida de comprar lotería de Navidad y son sus compañeros quienes se acuerdan de él. Mismo argumento que el año pasado pero sin parodia. Me parece a mí que es el reto de los creativos del anuncio de Lotería de Navidad de 2015 porque de alguna manera se dejaba por tierra su trabajo recordando más la parodia de algún pseudónimo creativo. Por ejemplo, la imagen de Raphael, con su típica expresión de cara y el movimiento de muñeca juntando los dedos. Después vino un bar con su dueño y el vecino. De estos dos últimos recordamos más los chistes que los originales. aunque siempre estará en nuestra retina el calvo de Navidad. Ya era una marca. El momento más feliz de un calvo porque sabía que su cabeza sin pelos daba suerte.

El nuevo anuncio ha sido creado por la agencia de publicidad de Leo Burnett y por primera vez sus protagonistas no son seres de carne y hueso sino animados. Además, la campaña tampoco ha olvidado la importancia de las redes sociales. Así, la fábrica de maniquíes El Pilar tendrá su propio perfil en Facebook. También Justino tiene su cuenta en Instagram, donde se describe como fan de la ciencia ficción, aunque yo crea que no es ficción. El Sorteo Extraordinario de Navidad 2015 de Lotería Nacional repartirá este año 2.240 millones de euros en premios, de los que 640 millones corresponden al Gordo. El próximo 22 de diciembre se celebrará el sorteo en el Teatro Real por el sistema tradicional de dos bombos, uno de números y otro de premios. La emisión consta de 160 series de 100.000 billetes por valor de 3.200 millones de euros; el 70 % se destinará a premios. Las ventas de 2014 aumentaron un 4,64 % respecto a las de 2013 y se prevé que este año vuelvan a crecer. Te vas a resistir a no comprar el boleto.

El anuncio ayuda sobre todo con el mensaje indirecto, «que no se te olvide comprar» pues pocos comparten por mucho que se empeñe la campaña. Así que ya te armas de paciencia para hacer largas colas en los puntos más tradicionales como La Manolita o La Bruixa d'Or. O la opción de comprarla online aunque algunos no se fían porque «con el dinero no se juega» pensarán los mayores de 70 años. Y comprar en tu trabajo y participaciones de los colegios con los papás vendiendo participaciones de lotería para poder contribuir a sufragar los gastos del deseado viaje de nuestros hijos. Justino, sus maniquíes, y sus intenciones de crear felicidad hacia sus compañeros, nos ha devuelto un poco del aire fresco que nos robaron.

@sernariadna