Supervan Family

Comer con equlibrio

| |

Valorar:

El próximo 12 de marzo vendrá un destacado nutricionista-dietista a la Isla, Julio Basulto, con amplias nociones de alimentación sana, alimentos que aportan para poder rendir, descansar y mantenernos saludables por dentro y por fuera. Alimentación y ejercicio físico, porque con el movimiento eliminas toxinas que contaminan tu cuerpo. Basulto es un hombre formado en la Universitat de Barcelona, una especialidad que abarca desde los más pequeños de la casa, para sentar las bases, hasta los adultos. Es coautor de varios libros «No más dieta»; «Secretos de la gente sana»; «Comer y correr» y, en solitario, «Se me hace bola» y «Mamá come sano». Tendré ocasión de entrevistarle (con motivo de su visita, que organiza Leticia Deyà del blog cositasdemamis.) y preguntarle cuestiones que interesan a los padres.

Es muy fácil quejarte de que tu hijo no come fruta si tu antes has manifestado que la aborreces. Entonces comprenderás por qué a tu hijo no le guste la fruta. Ellos son producto de nuestros actos, muchas de las veces, porque somos su referente. En casa practicamos comer juntos en la mesa, y nuestra bebé ha ido evolucionando en su comida y en los utensilios según nos veía. Es decir, que por iniciativa ella ha ido cambiando el pecho por sólido; la papilla por trozos; hasta que ahora quiere comer ella sola, sin ayuda. Y eso se ha conseguido mediante la observación. Lo que veía en la mesa lo quiere hacer ella misma. Así todas las mañanas hacemos una fuente considerable de fruta (fibra-vitaminas) en trozos para los tres, y la tostada (hidratos y proteínas) o bol de avena. No le hacemos un plato diferente por ser más pequeña en edad. Lo que si somos conscientes es de hacer menús variados y que aporten al organismo y al cerebro. Abusamos de cocinar en crudo, al vapor, a la plancha, guisados, asados porque se conservan mejor las vitaminas y tiene menos aporte calórico. Abusamos de alimentos que aporten calcio, magnesio y omega-3. Nos ponen los huesos fuertes para evitar en un futuro osteoporosis; el magnesio es la vitamina de la felicidad; y el omega-3 para el cerebro.

Este tipo de cocina te hace sentir más ligero y afrontas los días con optimismo. De hecho tengo entendido que en las cárceles se cocina poco frito porque así se altera lo menos posible nuestro cuerpo. De comer fritura en continuo estaríamos más excitados y deprimidos. En un estudio de una cadena americana de  hamburguesas se observa como el individuo sentía placer al comerla, pero después se deprimía. Son alimentos que no te portan más que grasa y pesadez. En cambio si oxigenas tus células comiendo en crudo sobre todo, al vapor, ... sentirás cambios considerables en tu organismo, entre otros, es posible que te encuentres de mejor humor o con ganas para superar lo que te impide estarlo.

www.facebook.com/supervanfamily